¿Represión policial a la sociedad o represión social a la policía?

. miércoles, 30 de mayo de 2007

Por F. Xavier Agulló. La tranquilidad socioemocional es algo que en teoría ganamos las sociedades occidentales con el avance económico, social y democrático. Y tranquilidad socioemocional quiere decir, entre otras cosas, todo el contrario a crispación.

Quiere decir que tengo que poder leer el diario sin que se me pongan los pelos de punta al ver el comentario político de turno. Quiere decir que tengo que poder salir a la calle a comprar o hacer los encargos y trámites que sea sin sentir inseguridad. Quiere decir ir a almorzar en una casa de comidas, dado que no cocino demasiado, y encontrarme amable personal de mesa inmigrado que me entienda cuando pides unas albóndigas y no encontrarte a otro personal inmigrado, pero de hace 40 años, de encargado que a la hora de cantarle lo que has consumido te pone aquélla cara de imbécil de hacer ver que no te entiende hasta que no se lo dices en su lengua. Quiere decir que Bush no haya invadido otro país, porque lo que pasa más allá también te hace estar de mala leche. Quiere decir que el asesino fascista del valenciano independentista Guillem Agulló no se puede presentar a unas elecciones encabezando una lista ultraderechista porque la Ley de Partidos también le es aplicable a él. Quiere decir que cada cuál puede vivir en paz y dejar en paz a la otra gente.

Quiere decir que no hace falta que nos estiremos el pelo cada dos por tres ni que acabemos a ostias, aplicando un mínimo de lógica y de capacidad de encontrar el punto medio entre todas las cosas, el mesotès aristotélico.

2 Comentarios:

trueque dijo...

Ostras, pues me parece que vamos en dirección contraria.

Los americanos con su política del miedo y en España con la despolítica de nacionalismos excluyentes entre si... y demás.

Solo nos queda hablar y hablar y decir todo lo que hacen mal. Que aunque nos suba la tensión por lo menos alguien conseguirá seguir "despierto".

saludos

F. Xavier Agulló dijo...

Precisamente esa es la conclusión a la que llego al final del post. Vamos camino de aporrearnos por la calle por cualquier cosa. Yo prefiero simplemente hablar, pero no gritar, pues luego sí me sube la tensión y, total, para qué? Si la mayoría de gente ya no escucha ni tiene capacidad empática.

Ahora, eso sí, como dices sigamos en vela, pues a la que nos durmamos alguien nos la da.

Una abrazo de teletubbie ;p.

Entradas anteriores