Dolce & Gabbana promueve la violación sexual

. miércoles, 28 de febrero de 2007

Por F. Xavier Agulló. Hace unos días un buen lector del Blog, Emilio, me solicitaba que habláramos más sobre marketing ético. También hace unos días hablé sobre Publicidad: llenar la hucha de moneda sexista, donde me planteba si "Es necesario usar el cuerpo desnudo de una mujer para vender cualquier cosa".

Supongo que si la nueva campaña de Dolce & Gabbana es "arte" muchos ojos verán en ella lo artístico de... de... ¿unos policías "buenos" que detienen a una mujer? O de... Bueno, quizás vean algo de artístico, yo sólo veo una violación sexual múltiple de una mujer por parte de cinco individuos muy machotes ellos, a la estética más 'chic' de los gyms modernos. Díganme sencillo, díganme perverso, díganme ocluso, díganme anticuado. Pero ante el poder de los medios, las imágenes crean dogma y sientan "legitimidades".

Si con los cartoons o dibujos animados japoneses hemos conseguido fomentar y legitimar la violencia entre la infancia (¡qué tiempos aquellos con Heydi, Banner & Flappi o La Abeja Maya!), no me digan que este anuncio es inocente, menos aún me digan que es arte. Si esto es arte, el arte es una mierda y prefiero ser inculto a los ojos de "tan avanzadas mentes creativas".

Después de que esta campaña fuera prohibida en España por la denuncia del Instituto de la Mujer, los creadores italianos que sellan con su nombre a forma de validación esta violación sexual, dijeron que "con esto España se queda un poco más atrasada". Prefiero ser "atrasado" a tener que valorar el arte de una violación sexual de una mujer en plena calle el 2.020, cuando se haya convertido en la distracción progre-cultural de la nueva década.

Yo personalmente grabaré en mi memoria el atentado social de estos "artistas" progres italianos, para valorar a mis propios ojos el arte que vea en sus productos en las tiendas, y entonces afirmar que "me siento demasiado atrasado para comprar esto". Invitaré a mis amistades a que hagan lo mismo, a advertirles que hay que ser "avanzado" para comprar este "diseño-porquería".

Hace unos años recuerdo una resolución judicial de un juez ante una denuncia de una mujer, de edad avanzada, a su ginecólogo por tocamientos no profesionales. En ella le quitaba la razón a la denunciante porque "dada su edad debería estar agradecida por que alguien se interesara sexualmente por ella". Y punto pelota.

¿Punto pelota? No olvidemos el poder de los medios, y de marcas tan poderosas en lo afectivo como Dolce & Gabbana. Banalizar la violación sexual, vistiendo un diablo de santo, vistiendo una violación de sueño de toda mujer (como defienden estos impresentables), no hace otra cosa que fomentarla. No quitemos importancia a hechos aparentemente inocentes en una sociedad mediatizada como la actual, donde buena parte de la ciudadanía se acomoda en el sofà para tragarse lo que les echen a través de la televisión u otros medios. En un entorno relajado, un sofà, una silla del metro, un anuncio en una valla,... todo parece inocente, y vamos así banalizando hechos tan graves como este.

Ya no hablamos de responsabilidad social nula de esta empresa, hablamos de ilegalidad o inmoralidad de sus planteamientos publicitarios.

Uso palabras duras conscientemente, no por impulso momentáneo. Dichas acciones sólo es posible atajarlas con mensajes duros. Es de lo más irresponsable y contrario a la ético que he visto en años.


POSTEOS RELACIONADOS: Publicidad: llenar la hucha de moneda sexista / Promociones de bajo vuelo / Kelme, el símbolo de la irresponsabilidad provinciana / Seguros médicos insalubres

8 Comentarios:

Emilio J. Blanco Lobejón dijo...

Estimado Xavier:

Totalmente de acuerdo con tu apreciación de este tipo de publicidad.
Lo cierto es que en este sector nos encontramos con unos auténticos “freeriders” de la Responsabilidad Social Corporativa.
Muchas de estas empresas se dirigen a mercados objetivo muy concretos donde satisfacen necesidades que no puedes encontrar ni en las más altas cotas de la Pirámide de Maslow.
El mensaje publicitario, en la mayoría de las ocasiones, tiene como objetivo generar polémica y por lo tanto publicidad gratuita. Es una forma de generar notoriedad, habitual en empresas de este sector.
La notoriedad no significa precisamente buena reputación, sí, probablemente, elevados ingresos, pero sin una buena reputación la empresa se hace muy vulnerable.
Es evidente que el respeto por la dignidad de las personas suele estar ausente de las actuaciones de este tipo de empresas ya sea en la publicidad que utilizan, en las pasarelas o en cualquier otro tipo de medios, cuando es en este sector donde creo que más claramente se puede ver la oportunidad que tienen de conseguir ventajas competitivas a través de actuaciones basadas en una gestión ética y responsable.
En cualquier caso, Xavier, solo hay que leer sus argumentos para justificar esta campaña para darse cuenta que no contemplan en su gestión ni los aspectos puramente técnicos de gestión eficaz de marketing, ni los aspectos sociales y me juego contigo lo que quieras a que algún vertido tóxico podríamos encontrar en sus procesos de fabricación. Esto último es una broma.

F. Xavier Agulló dijo...

Ciertamente Emilio. Tengo por cierto pendiente de confirmar el hecho que la agencia que hizo el comercial es la misma que hizo la de la cadena de televisión española La Sexta, que usaban como argumento de venta del partido de futbol Barça-R.Madrid la muerte de una persona.

En una entrevista radiofónica con el individuo 'creativo' de dicho anuncio de La Sexta, el mismo justificaba este tipo de publicidad por el hecho que hoy en día cuesta mucho llamar la atención en la televisión. Añadía que aunque el anuncio prácticamente no se haya podido, el mismo hecho que se lo hayan prohibido ya es todo un éxito, pues ha generado 'notoriedad'.

Sin comentarios. Acaso notoriedad sí, buena reputación para la empresa, ya no sé...

Carolina dijo...

Dicho anuncio me transmitió eso mismo que tu interpretas, y no me considero atrasada para nada.
Creo que tiene un brutal contenido de violencia y así como la opinión pública ha castigado ciertas campañas de marketing de reconocidas firmas, donde se decía que incitaban a la discriminación racial, deberíamos alzar nuestra voz ahora ante esta estrategia de marketing absolutamente indignante (y tanto da si son cinco hombres “atacando” a una mujer o viceversa, que no es un enfoque feminista el que sostengo),que es más que sabido que la violencia solo genera violencia; lo último resultaría que apácemos como consumidores tales estrategias aberrantes.

F. Xavier Agulló dijo...

Dolce&Gabbana retira en todo el mundo la polémica imagen de su última campaña, bien por quiénes hemos participado de la presión ciudadana.

Anónimo dijo...

Si es un blog tan responsable y critica a dolce ~gabbana..xk incluyen la foto en su pagina??' no ahi kien entienda a la gente..primero kritica..pero bien k la expandimos no??

F. Xavier Agulló dijo...

Ver para opinar amigo/a anónimo/a. Medité antes de publicar la foto lo mismo que ahora aduces tú, pero creo finalmente que no es posible hablar sobre algo que no se conoce, y poner un enlace externo que era la otra opción puede romperse en cualquier momento. O sea que preferí poner la imagen justo debajo de un titular muy inequívoco respecto a las intenciones mías al mostrar el anuncio. No creo que el espíritu crítico de nuestra audiencia lo mire con los mismos ojos que el público superficial a quién se dirije dicha publicidad.

Me gusta pensar que no por ello soy menos responsable, pero respeto tu opinión, como ves también lo valoré en su momento. Saludos y gracias por visitar el blog. Siento en cualquier caso si te molestó que publicase la imagen.

Antonieta dijo...

Muchas gracias por el inteligente contenido de este blog.

Me pregunto hasta qué punto es sano para la sociedad que pidamos la retirada de toda la publicidad que puede herir sensibilidades por sexista, racista, homófoba, irrespetuosa, etc.

Me da la impresión de estar sobreprotegiendo a una sociedad cada vez mas inmadura que a la mínima reacciona denunciando y exigiendo la retirada de lo que no le gusta. Al mas puro estilo sociedad norteamericana, que no son precisamente el paradigma de sociedad tolerante y respetuosa.

¿No sería mas productivo fomentar la crítica en la sociedad para que fueran los propios individuos quienes hicieran su criba de qué publicidad les atrae y cuál les provoca rechazo?

Saludos,

Antonieta

F. Xavier Agulló dijo...

Ninguna censura, por justificada que sea, es buena. Tampoco en este caso, pero cuando la ética o automoderación (autocensura si quieren llamarlo) no aflora, es necesario algun mecanismo de presión.

De hecho no es ilegal este anuncio, fue precisamente la presión social de una mayoría que no le gustaba, y no los juzgados, la que provocó su retirada (parcial, pues ahora usan un 'sucedáneo' de la misma).

Pero ciertamente las fronteras son difusas. Como comenta Antonieta, la sociedad estadounidense está plagada de hipocresía y doble moral, tampoco hay que caer en ello.

Entradas anteriores