Emprender por el Desarrollo

. domingo, 13 de mayo de 2007

Por Leticia Rebeca Gasca. Muchas personas que llevan los conceptos de Responsabilidad Social a la práctica se autodenominan “Emprendedores/as Sociales” (Social Enterpreneurs), sin embargo, ¿en qué consiste en realidad este “emprendimiento social”?

Para comprender este tópico que desde hace años es un movimiento mundial (lo realmente nuevo es el nombre), se llevó a cabo el Sexto Encuentro Global para Emprendedores Sociales, organizado por The Schwab Foundation’s con aproximadamente 300 participantes, muchos de ellos y ellas, importantes hombres y mujeres de negocios, pero sobre todo, hombres y mujeres que buscan convertir al comercio en una herramienta que erradique la pobreza en lugar de perpetuarla.

El tema del encuentro fue la forma en la que se han llevado a la práctica acciones encaminadas a una reducción real en la pobreza, sin que esto implique un déficit financiero. Desde hace años se ha buscado el desarrollo de dicha clase de modelos: aquellos que emprendían proyectos sociales seguían un método de prueba y error, ya que la mayoría no contaba con preparación específica en negocios, finanzas, mercadotecnia ni administración. En la actualidad, foros como el realizado por The Schwab Foundation’s buscan difundir la experiencia en emprendimiento social, y a la vez, varias universidades estadounidenses y europeas tienen programas de postgrado en ésta área en específico.

Considero importante destacar la participación de Mirai Chatterjee y de Bill Drayton. Mirai es graduada de Harvard y al terminar su especialidad en salud pública se unió a SEWA, una organización local de la India que busca el desarrollo de las mujeres de su zona. Su influencia en el mundo del emprendimiento social es esencial, al ser una emprendedora social antes de que éste término existiera. Entre sus aportaciones significativas destaca su visión de la beneficencia, considerada por ella como una mala opción en el largo plazo, aunque en el corto plazo puede ser útil para poner en marcha opciones autosostenibles. Para Mirai, la creatividad en el emprendimiento social debe enfocarse a crear modelos de negocio que fomenten un desarrollo y a la vez, que sean viables financieramente.

Bill Drayton, conocido por algunos como “el padre del emprendimiento social”, explicó que la diferencia entre llevar a cabo un emprendimiento social y sólo emprender, es que el primero surge de una visión que implica un compromiso a largo plazo y no simplemente se busca “hacer negocio”, lo que invita al pensamiento creativo en búsqueda de soluciones innovadoras. Bill considera que el emprendimiento social jugará un papel fundamental en la historia, por ello, no se debe conformar una elite de emprendedores/as, sino que se debe buscar que cada persona comprenda el potencial de emprender acciones en miras de un desarrollo social real, esto favorecería que los sectores vulnerables emprendan acciones sociales y de desarrollo en base a sus prioridades y necesidades.

Entre los principales resultados del Sexto Encuentro Global para Emprendedores Sociales, de la fundación Schwab, se encontraron los siguientes:

1. Las personas que ejercen el liderazgo en las empresas sociales deben tener amplios conocimientos en negocios.
2. Muchas personas emprendedoras sociales son excelentes al presentar el aspecto social de su proyecto, pero muy pocas hablan acerca del aspecto financiero del mismo.
3. Los emprendimientos sociales deben buscar modelos que en un mediano plazo no dependan de donativos para su continuidad.

1 Comentarios:

Emilio J. Blanco Lobejón dijo...

Leticia, muy interesante el tema del emprendimiento social, creo que la labor que está haciendo Bill Drayton y su organización ASHOCA en todo el mundo es fantástica, en este caso es donde verdaderamente tiene sentido el término de “Business Angel “

Permíteme solo hacer una pequeña reflexión que enlaza con un concepto que ya he expuesto en alguna ocasión en este Blog.

Existe un cierto riesgo en la delimitación excesiva y excluyente del concepto social en general ( incluso ya se ha hablado de utilizar el neologismo societal en alguna bibliografía ) y del emprendedor social en particular, y es el riesgo de que el sistema social y económico perciba que las funciones están delimitadas, es decir por un lado están las ONGs, organizaciones con objetivos sociales y nulos beneficios, los emprendedores sociales con objetivos sociales y beneficios y después están las empresas en general que buscan beneficios pero que apenas contemplan objetivos sociales.
Si esta percepción se extiende puede dar lugar a una cierta relajación sobre todo de las empresas en sus compromisos sociales, debido a que ya existen otras organizaciones que contemplan entre sus objetivos la solución de los problemas sociales.

La responsabilidad social debe ser una cosa de todos sin exclusión.

Creo que la verdadera innovación en la Responsabilidad Social está en, parafraseando a Bill Drayton, conseguir los objetivos sociales no dando un pescado, ni enseñando a pescar sino revolucionando toda la industria pesquera.

Bienvenida al Blog ¡

Entradas anteriores