Llegó el momento de retirar la discriminatoria Ley "Antitabaco" española

. domingo, 4 de marzo de 2007

Por F. Xavier Agulló. Cuando hace un año entró en vigor la poco (laboralmente) meditada Ley Antitabaco española, que obliga al colectivo fumador a abandonar los puestos de trabajo para fumar en la calle (ya hacía años que estaba, lógicamente, prohibido fumar en el trabajo y había que hacerlo en lugares específicos), ya me temía yo que pronto iban a aparecer las prácticas discriminatorias en el trabajo para con dicho colectivo.

Recientemente ha empezado la cruzada de las cifras para profundizar en dicha discriminación: El tabaco cuesta más de 10.000 millones anuales a las empresas:"“Se ofrece empleo: requisitos indispensables, nivel alto de inglés y... no ser fumador”. Cada vez son más habituales las empresas que buscan profesionales libres de malos humos, excluyendo explícitamente a aquellos con gusto por encender el cigarrillo. Entre las muchas razones que pueden inspirar esta moda, una parece mandar por encima de todas: los trabajadores que fuman cuestan más de 10.000 millones de euros anuales al conjunto de las empresas españolas."

Me parece bochornoso que noticias que hacen apogeo de la discriminación como esta puedan aparecer en medios de comunicación públicos. Peor aún, que se difundan los resultados de dichos estudios.

Preguntar en una entrevista de trabajo si se fuma es como preguntar si se quiere tener hijos. Ofrecer un pitillo durante una entrevista de trabajo es como hacer una prueba de embarazo a las mujeres en el acceso.

Desde hace mucho tiempo que está prohibido fumar en espacios públicos, y así debe ser, pero obligar a que entidades privadas como las empresas prohiban fumar en sus espacios privados y "reservados para fumar" me parece un exceso. Si ahora cuesta dinero el tabaco, digo yo que es porque ahora obliga a la gente a salir a fumar a la calle. Si ahora cuesta dinero, digo yo que es porque antes no lo costaba (?). No critico pues tanto la opción de las empresas, que en definitiva se lo ha permitido una ley del gobierno y la 'vista gorda' en el control de la discriminación desde las administraciones públicas. El gobierno español está promoviendo con dicha ley la discriminación laboral. Como mínimo debería llevar a tribunales empresas que publiquen ofertas de trabajo en que se discrimine al colectivo fumador.

Es una incongruencia que un gobierno que se promulga en pro de las cuotas de género en cargos públicos, para poner sólo un ejemplo, cree su vez otro colectivo discriminado.

Visto que el gobierno es incapaz de aplicar la Ley para no discriminar, lo más lógico es que retire dicha Ley, y que consulte las partes implicadas para hacer otra nueva Ley que no discrimine.

Las administraciones públicas están para proteger la ciudadanía de discriminación, no para generar más.


POSTEOS RELACIONADOS: La "irresponsabilidad" social de la Ley Antitabaco española / Aprender de Confucio: ¿un examen en ciudadanía responsable? / ¿Cláusulas sociales en la compra pública inconstitucionales? / El desafío de aprender en la era del conocimiento, en el país del desabastecimiento / Vivienda: nunca antes la especie homo sapiens sapiens había dependido de su ascendencia hasta una edad tan tardía

8 Comentarios:

Anónimo dijo...

¿Propones que se permita fumar en las empresas?

¿Y por qué yo, que no soy fumador, me tengo que joder la salud en mi lugar de trabajo por culpa de un fumador?

Y que no me salga nadie con el tema de las cafeterías o los pubs. El trabajo es derecho y obligación recogidos por la constitución en vigor. Trabajar o no hacerlo no es una elección, salvo que tus "papis" estén forrados.

Menos demagogia, por favor. El fumador de tabaco perjudica su salud y lo que es peor: la de los que lo rodean. Por tanto que fume en sitios donde esto no es así.

Anónimo dijo...

No veo diferencia entre "Se busca trabajador con nivel alto de ingles" y "Se busca trabajador no fumador"

Claro, ambos discriminan, uno a los que no saben ingles, otro a los que fuman.

Anónimo dijo...

¿Te parece discriminatoria una oferta de trabajo en la que se pida no ser fumador?... a mi en absoluto.

Me parece más discriminatorio que en algunas empresas dejen a los fumadores salir a echar un pitillo cada hora y los no fumadores solo tengamos un descanso cada 3 horas.

¿Que los fumadores no quieren discriminacion?... bien, pues que no fumen durante toda la jornada laboral, así ya estamos todos iguales =). Pero claro, seguro que a más de alguno le parece abusivo que le obliguen a estar 8 horas sin fumar.

Sinceramente me parece la pescadilla que se muerde la cola: me siento discriminado si no me dejan salir a fumar cuando yo quiero (o necesito) y me siento discriminado si no me quieren contratar por tomarme esas libertades que no tienen el resto de compañeros.

En fin, un sin sentido...

F. Xavier Agulló dijo...

No he visto entre los comentarios contrarios a dicho posteo nada relativo al objetivo del mismo. No estamos tratanto una cuestión sanitaria, sino de discriminación laboral. Tampoco me he mostrado contrario al hecho, demostrado, que el tabaco es nocivo. Pero no me cambien de tema, no hablo de eso.

Una ley, que termina con un hábito hasta no hace mucho, por cierto, tolerado socialmente y que la propia sociedad, no las personas fumadoras, ha promovido, no puede prohibir de la noche al día dicho hábito con un golpe en la mesa, y se acabó. Sin medidas de acompañamiento (ayudar a dejar el hábito a quienes la propia sociedad, no dichas personas, invitó a hacerlo) y sin mecanismos de control de los 'efectos colaterales' que dicha 'ley' iba a provocar en ámbitos distintos al sanitario.

Tampoco recuerdo que para el trámite de dicha ley hubiera proceso de consulta y diálogo con las partes interesadas.

Dicha ley es ilegítima en su base, y sólo el que ahora sea 'políticamente incorrecto' hablar de ello evita que el colectivo fumador demande el respeto a sus derechos laborales. Dicho colectivo, y repito, no es el culpable. Sino la sociedad en general.

No se como se hicieron las encuestas esas, pero le puedo asegurar como experto, además de RSC, en estudios de mercado, que soy capaz de conseguir hacer una encuesta que aporte un 100% contra el tabaco, todo depende de como se redacten las preguntas, a quién se pregunte y en qué contexto. O sea, las encuestas no valen sin conocer la metodología.

El movimiento feminista, como el obrero en su momento, tardó decenions en que se le reconocieran sus derechos, simplemente porque desde fuera del colectivo el resto de mortales no son capaces de establecer la empatía necesaria para con dichos colectivos discriminados.

El diccionario de la lengua deja muy claro lo que es discriminación, lo que no vale es querer cambiar el significado según les interese a ciertas partes.

Gobernar es difícil, por ello se exige al poder legislativo profesionalidad y visión transversal. Si ya existían espacios para fumar en las empresas, ¿por qué quitarlos de la noche al día? Si sabían que iba a discrinarse en los procesos de selección, era evidente, ¿por qué no establecieron mecanismos para perseguir a las empresas infractoras de los derechos humanos?

Primero es la no discriminación en el trabajo por motivo alguno, y después que la conciencia de colectivos poco empáticos se sientan mal porque en la sala de al lado hay gente fumando.

Si está prohibido discriminar por edad, situación civil, género o embarazo, ¿por qué no lo está por un hábito creado por la propia sociedad?

Si nos ponemos a calcular el tiempo que tarda la gente en hacer un pitillo (más del doble que antes por tener que ir ahora a la calle en vez de a salas para fumar), pongámonos también a calcular el tiempo de navegar por internet, enviar correos electrónicos, hacer 'pasilleo', tomar un café, coquetear con algún o alguna colega de trabajo, salir a desayunar, ir al retrete o criticar al jefe.

No confundamos las cosas, no me cambien de tema. Una cosa es sanidad y otra muy distinta no discriminación laboral.

F. Xavier Agulló dijo...

Aunque no comulgue en absoluto con su punto de vista, les refiero un enlace (en la comunidad ICTNet, donde hago redifusión de los posteos) donde puede encontrar una aportación versada y de calidad sobre quienes no entienden que excluir al colectivo fumador del acceso a trabajos sea discriminación laboral, en este caso en otro país que también cuenta con una ley parecida, Uruguay:

http://parmenides.ictnet.es/node/8271#comment-531

Carolina dijo...

Debo decirte que no he ido nunca a ninguna entrevista donde se me preguntase si soy o no fumadora, así como tampoco se me ha preguntado sobre hábitos de ejercicio físico u otras cuestiones que pueden incidir en la salud de un trabajador.

No soy partidaria de ningún tipo de discriminación, pero cuando me veo sometida al empeoramiento de mi propia salud por culpa de hábitos nada saludables de algunos, que nada tienen de tolerantes para con el resto, es que pienso que debiera estar totalmente prohibido fumar en todo lugar público cerrado. No solo me molesta sino que me perjudica tener que respirar un aire contaminado que puede provocar mi muerte como la de quienes lo respiran.

Si bien las administraciones públicas están para proteger a la ciudadanía de la discriminación, también están para velar por la salubridad. Y como uruguaya, puedo decirte que he tenido la dicha al regresar de visita a mi país, de al menos por un par de meses, poder “respirar” a la vez que disfrutar de un encuentro con amigos en cualquier bar, restaurant o discoteca. Eso, es impagable

F. Xavier Agulló dijo...

Nuevamente Carolina, como el resto de comentarios, no aportas nada al debate. Mezclas el revanchismo del odio acumulado durante años, y te olvidas que en sociedad es necesario practicar la moderación y la empatía. Déjame que te recuerde el tema objeto de este posteo: si está prohibido preguntar sobre edad, religión, situación familiar o cargas familiares también debe estar prohibido preguntar si se fuma.

Si no podemos discriminar por género, tampoco por fumar 'al aire libre'.

Porque lo que dices tu es como decir que prefiero seguir teniendo compañeros de trabajo que sean hombres, machos vaya, para poder hablar de futbol, de mujeres y de coches. Qué aburrimiento tener mujeres en la oficina!! Y si encima están buenas, despistan al personal!! Y encima se quedan embarazadas!! Un ambiente macho, eso también es impagable... ¿verdad Carolina?

No creemos ahora discriminaciones de 1ª y de 2ª. El gobierno debe velar por evitarlas.

Dan dijo...

Estoy de acuerdo con 2 puntos, pero no con los demás.

1. No se debe discriminar a alguien por ser o no ser fumador.
2. Prohibir fumar en el trabajo es tan absurdo como prohibir tomar café.

Por otra parte, en mi opinión personal también es una forma de discriminación hacia los no fumadores permitir tomarse minutos a los fumadores. Más aún habilitar espacios destinados para fumar. Si soy alcohólico ¿también habilitarán un bar? Qué tal que me gusta la marihuana o la heroína, ¿Tiende derecho mi empleador en la entrevista a decidir que no soy el candidato más apto para el puesto por esas razones?

Dejando a un lado los argumentos de salud o calidad del aire, cómo se puede llegar a un acuerdo entre fumadores y no fumadores cuando se comparte el mismo espacio si no hay un reglamento o una legislación de por medio. Sólo se me ocurre a golpes.

Por último, dado que el tabaquismo es un problema de salud pública, no veo mal que el gobierno tome medidas para resolverlo de fondo. Al menos en mi país (México), las enfermedades derivadas del tabaquismo son la segunda causa de muerte, después de las derivadas de la obesidad. Gran parte del presupuesto público de salud de gasta en estos problemas. Ambos problemas son resultado de malos hábitos ejercidos concientemente por las personas. No son enfermedades adquiridas, ni genéticas, ni accidentes, sino la consecuencia de los actos individuales. Sin embargo su tratamiento es financiado con dinero público.

No creo en la prohibición, pero veo 2 soluciones. Un bono de productividad (discriminación positiva) a los trabajadores no fumadores por el tiempo que no gastan fumando, o un impuesto a los fumadores (para financiar programas de salud) cuya tasa aumente de acuerdo al tiempo que llevan fumando. Entre más años fumando, se presume un mayor deterioro de su salud, por tanto un tratamiento de más costoso, y en consecuencia la necesidad de un impuesto mayor.

Esos fueron mis dos centavos.

Entradas anteriores