Excusas

. martes, 13 de marzo de 2007

Versió en català
9ROSA
Por Rosa Alonso. Hace un par de días que ha ocurrido algo altamente preocupante para el tercer sector: El encarcelamiento de José Luis Gamarra Aranoa, Presidente de ANESVAD en España.
Supuestamente, por desvío de fondos para uso personal.

Esta noticia es tremenda y debemos ser conscientes de ello.
Tremenda por dos motivos:

1- Por la generalización social “inconsciente” de la actividad de todo el sector.

El tercer sector está en auge pero cosas así provocan desconfianza, rechazo, generalización y desaprobación por parte de la inmensa mayoría de la sociedad. Más aún por parte de las organizaciones empresariales que, todavía, no mantienen relación con ONG’s (muy a mi pesar, los últimos días he podido observarlo debido a mi actividad laboral).

2- Por el enorme tirón mediático que ha tenido la noticia.

Veo, una vez más, el enorme poder de los medios. La noticia del este encarcelamiento ha salido en todos los medios de comunicación (en prime time y en portada). En algunos, de forma descaradamente manipuladora e irresponsable.
Pero aún estoy por ver esas portadas y esos reportajes en prime time sobre el trabajo de miles de personas realizado a diario de una forma excelente, constante e incansable.

Quiero acabar este post con una crítica a aquellas gentes que contribuyen a desprestigiar el trabajo profesional, básico y necesario de las ONG’s y a aquellas otras que transmiten mensajes que sirven de “excusa” (una vez más) para quienes todavía no saben dónde tienen el ala para esconder su cabeza.


POSTEOS RELACIONADOS: Certificar a una ONG / ONG y la falta de transparencia / Las ONG son empresas / La pérdida de la inocencia del Tercer Sector

2 Comentarios:

[La otra agenda] dijo...

Totalmente de acuerdo.
Menos mal que hay quien aporta un punto de vista sensato en esta cuestión.

Saludos,

Anónimo dijo...

Yo ya sólo me fío de las ONGs católicas y las que trabajan directamente con misioneros sobre el terreno.

Fíjate Amnistía Internacional y Médicos sin Fronteras, que le das dinero para ayudar niños y madres y lo usan para abortos. Es decir, a unos niños les ayudan a otros los matan. No me parece bien.

Además, los misioneros sobre el terreno son especialmente buenos en temas de microcréditos, como explicaba el economista Xavier Sala i Martí. Pongo un link que lo explica:

http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=7058

Y tienes razón en lo que dices: ahí están misioneros, cooperantes y otra gente buena esforzándose y luego empresarios tacaños (y gente tacaña no empresaria) que con cualquier excusa no se rasca el bolsillo. Los medios, por ejemplo, siempre hablando mal de la Iglesia... eso sí, cuando hay una guerra, pierden el culo por encontrar a la monja local (castellana o gallega en cualquier sitio de África) para que dé declaraciones, porque los cooperantes se van (y me parece lógico) pero los misioneros se quedan.

Andreu Antoni

Entradas anteriores