Los medios de comunicación le tienen miedo a El Corte Inglés

. lunes, 12 de marzo de 2007

Por F. Xavier Agulló. Hace un tiempo me predispuse para ir a comprar ropa íntima femenina. No es de hecho un producto que compre a menudo, por lo que entré en una tienda de la cadena sueca H&M en el centro de Barcelona, la capital catalana, pues había visto en la TV un comercial bonito. Ante mis dudas en el tema tallas con letras y números y que si el top tenía que ser de la misma talla que la braguita, pensé que sería una buena idea socorrerme en alguna de las señoritas tan amables en apariencia. Justo cuando empecé a articular mi inquisición ("Perdone, esto de las tallas...") ya tenía respuesta... por unas milésimas de segundo estuve a punto de elevar a categoría de diosa esa santa que había intuído mis dudas, seguramente hacía rato que me observaba y se prestaba ansiosa a atender mis pesquisas.

"Búsquelo usted mismo". Pasadas esas primeras milésimas angelicales, mi cara supongo que adoptó una imagen de idiota. Ahí estaba yo, con los sujetadores en la mano, y un bofetón en mi dignidad...

Pocos segundos después estaba en la calle dirección a El Corte Inglés, una reputada marca de distribución española y de quién era el segundo comercial que había visto en TV. Cuando finalmente encontré la sección de lencería femenina, no tuve casi ni tiempo de empezar a mirar que ya tenía una señorita a mi lado, mirando lo que hacía, supongo que tomando nota para asesorarme. Pero vista la experiencia anterior, me esperaba lo peor... Pero no, efectivamente en El Corte Inglés te atienden, de hecho en un momento llegué a tener hasta tres personas a mi disposición. Quizás era todo un poquito más caro que en H&M, pero ni que decir que en ese momento era lo que menos me importaba. De hecho, al final me 'colaron' un precioso conjunto que costaba el doble de lo que tenía previsto gastar. Y además ya soy un experto en tema ropa íntima femenina: ya se la diferencia entre una talla lo que sea C y una lo que sea B gracias a El Corte Inglés.

Publicidad y servicio. Esas son las dos bases sobre las que ha creado su reputación esta marca española de la gran distribución (que por cierto, siempre ha fracasado en su empeño de internacionalizarse).

Qué duda cabe que la publicidad y una buena experiencia de compra son motivos suficientes para hacer crecer en mi un sentimiento de buena imagen, o sea, de reputación hacia la compañía.
Y bueno, se preguntará después de esta buena experiencia el porqué del título del posteo. Y es que a mi, me queda un no sé qué dentro. Si usted es español, ¿ha visto alguna noticia 'mala' sobre El Corte Inglés en prensa? ¿Cómo se toman las decisiones en la empresa? ¿No tiene la sensación que es como una caja negra de hacer dinero de la que nada sabemos pero de todo nos proveemos?

Hoy he visto los resultados del MERCO 2007, un índice privado que mide la reputación de las 100 mejores compañías españolas. El Corte Inglés lidera nuevamente la clasificación. De hecho, al no cotizar en bolsa, los estudios externos son la única fuente de información, pues en su sitio web los datos sobre la empresa son, por decir algo, escuetos... aunque eso sí, un magnífico catálogo de venta.

También esta semana he podido leer, algo excepcional para esta empresa, cinco noticias de carácter no tan bueno. Una es la pelea familiar judicial por la venta de unas acciones , que ofrece algunos datos muy reveladores respecto a la transparencia y respeto al accionariado minoritario. Por otro, algo que ha trascendido poco pero que logré encontrar en PR Noticias, como es la investigación iniciada a raiz de una denuncia de la central obrera UGT, en referencia al uso indebido de un almacén sin ningún tipo de medida de seguridad, u otras denuncias de posibles incumplimientos laborales (las noticias están en catalán, puede usar el Traductor CAT->ESP: El Corte Inglés, sancionat per l'ús d'un magatzem, Continua la persecució a El Corte Inglés, El Corte Inglés no pratica la cortesia, Assetjament sindical a el Corté Inglés).

Ignoro el motivo por el cuál este medio ha difundido dichas denuncias, pero la verdad es que no las he visto en ningún otro sitio. De hecho, es precisamente este tipo de cosas que alimentan mi deseo de saber más sobre esa caja negra de hacer dinero llamada El Corte Inglés.

Hay que decir que la empresa tiene sus argumentos, lógicamente, pero no veo que tengan que ser más ciertos que los de la central obrera en cuestión. En fin, que me pregunto: ¿Porqué me despierta desconfianza esta empresa? ¿Por qué no hay, fíjese, personal inmigrado en la empresa? ¿Por qué los medios de comunicación no difunden nunca malas noticias sobre El Corte Inglés?

2 Comentarios:

ROSA ALONSO dijo...

Pues estoy totalmente dispuesta a contestar con un rotundo SÍ. Como algunos sabéis, trabajé un tiempo en un sindicato. El Corte Inglés se llevaba la "palma" en cuanto a malas prácticas laborales.
Este post me lleva, sin duda, a relacionarlo con otros de mala praxis de los medios.
Se me ocurren algunas opciones de canjear esta dependencia (por no llamarlo esclavitud) del audiovisual... pero, sería extenderme demasiado.

Bien, me deja ud, Sr. Agulló con una sonrisa toda la tarde al leer que ya se ha convertido en un experto en lencería. Como decía mi abuela: "No te acostarás sin saber una cosa más".

F. Xavier Agulló dijo...

Pues ya sabes Rosa, extiéndete!! ;p A escribir un posteo!!

Entradas anteriores