¡Tocar, Luchar y Vivir!

. martes, 9 de octubre de 2007

Por Anaiz Quevedo. Cierre los ojos por unos segundos y recuerde alguna melodía de Mozart o Tchaikovsky, la más compleja de tocar. Ahora visualice que quienes ejecutan con virtuosismo los instrumentos son niños, niñas y adolescentes. Y cuando digo niñas y niños es porque entre los pequeñines usted puede ver a alguno(a) de 4 años.

¿Qué le hablo del paraíso? Bueno aunque eso es lo que han sentido personalidades como el cantante español Placido Domingo o Sir Simon Rattle, Director de la Filarmónica de Berlín entre otros, acabo de describirles lo que sería un concierto con la Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela.

“… La verdad es que no había sentido nunca una emoción tan grande, no sólo por la emotividad propia de este momento sino también por la calidad, que es arrolladora. Lloré, porque no puedo dejar de conmoverme viendo a estos niños y jóvenes hacer música. Esto es grande en cualquier parte del mundo.”
Plácido Domingo


Pero que tal si le cuento, que muchos de estos niños, niñas y adolescentes vienen de las zonas más pobres del país? Que tras esta maravillosa rutina de música viajes y ensayos deben retornar a sus humildes viviendas en las cuales apenas si tienen espacio para guardar sus violines, cellos, flautas….

“Son una orquesta de una brillantez impresionante. Teníamos lágrimas corriendo por nuestras mejillas...Esta no es una orquesta calculadora o contadora –que es lo que se tiende a obtener en Europa e Inglaterra-. Es una orquesta que toca desde algún lugar muy profundo...” Sir Simon Rattle

Que tal si revelo que muchas de estas criaturas deben bajar cientos de escaleras, porque viven cerro arriba (en casitas que aquí les llaman ranchos) y en medio de la inseguridad seguir soñando gracias a que les dieron la oportunidad de hacerlo.

En 1975 se reúnen ocho jóvenes alrededor de la figura del Maestro José Antonio Abreu, en el antiguo Conservatorio Nacional de Música “José Ángel Lamas”. Además del deseo de hacer música, los convocaba la necesidad de enfrentar el problema de una reforma integral de la educación musical venezolana, con características pedagógicas propias y originales, capaz de adaptar la metodología o métodos de enseñanza existentes en otros países a nuestra realidad social.

Esta preocupación sentó las bases para que la Fundación del Estado para el Sistema Nacional de las Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela FESNOJIV fuese creada el 20 de febrero de 1979 con la finalidad de contribuir a la capacitación, dirección y evaluación del proceso de formación de los recursos humanos en materia musical que requiere el país y a la obtención del financiamiento necesario para la ejecución de los planes, programas y actividades emprendidos por el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles, Infantiles y Coros de Venezuela.

El sueño del maestro Abreu fundador de este movimiento país es hoy una realidad que toca la vida de 250 mil niños y niñas, ¡250 mil almas! Muchas rescatadas de situaciones en las que la delincuencia y la violencia son desafortunadamente parte del vivir en sus barriadas.

No voy a debatir sobre el por qué hay cinturones de miseria en Venezuela y por qué siguen existiendo en América Latina. Lo que si puedo decir es que hay gente maravillosa como el maestro Abreu que tienen una misión especial y con Fe la desarrollan a pesar de los obstáculos… Y es que llenar la vida de 250 mil almas , es un gran milagro.

La semilla de Abreu ha germinado hasta el punto que esta historia positiva llena de rostros ganadores cuenta con varios documentales, reconocimientos (entre ellos el Premio Internacional don Juan de Borbón de la Música ) y hasta una película “Tocar y Luchar” de Alberto Arvelo que inspiró este escrito.

Me atrevo a decir como ya lo han dicho Claudio Abbado director de orquesta italiano, Zubin Mehta, Director de Orquesta Hindú, Enrique Iglesias, Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Monserrat Caballé y tantas otras personalidades que este sistema es el proyecto orquestal más importante y exitoso que haya tenido jamás país alguno.

En este sentido la película de Arvelo “Tocar y Luchar” es la presentación de la más grande escuela de vida social que pueda haber porque es la vida en solidaridad, en intercomunicación y en equipo para generar belleza, bien y verdad a través de la música.

Decenas de testimonios pudieran nutrir este artículo, los de tantos niños y niñas que son el orgullo de su barrio y quienes los vecinos ni molestan cuando ensayan sus complicadas rutinas musicales o de casos como el de Lennar Acosta quien hoy convertido en uno de los más importantes clarinetistas y profesores de música vivía en las peligrosas calles de Caracas y fue rescatado para la música afortunadamente . Pero si les referiré el del joven contrabajista Edicson Ruíz quien a sus 17 años se convirtió en el músico más joven en ingresar como miembro titular a la legendaria orquesta filarmónica de Berlín fundada en 1882. Proviene del humilde “San Agustín del Sur” en el centro de la capital

"Si vienes ... de un barrio donde ves locura, delincuencia, corrupción, miseria, pobreza, y te dan música, tu mentalidad cambia", refiere el artista.

A los 11 años, el pequeño Edicson fue descubierto por el profesor Félix Petit, de 45, quien de inmediato asumió su formación musical y lo introdujo al sistema público de orquestas juveniles e infantiles de Venezuela. Comparto con ustedes su impresionante historia.

Este joven significó para Venezuela la patria, la vida, la esperanza, de esos niños y niñas que tienen derecho a vivir cuentos de hadas y no morir entre balaceras como lamentablemente también pasa en este país que Amo y al que deseamos ayudar tanto.

José Antonio Abreu hizo con sonrisa suave, perverancia y disciplina lo que sólo el Amor sabe hacer: animador; constructor y fundador del milagro que relato, hay que definirlo con una sola palabra: VISIONARIO. Este músico de gran fe, fuertes convicciones y calor humano, ha sabido emprender una tarea que supera el horizonte musical y se inserta en el rescate y formación de la juventud venezolana, una tarea de maestros y sabios que con humildad nos está legando.

Cierre los ojos otra vez y sienta la música de 250 mil niños triunfadores, la esencia de Venezuela, de lo bello que tenemos por dar, del futuro que nos espera. Sir Simon Rattle dice que ahora se nos conoce por el petróleo pero que en el mañana será por por la música.

“Quien salva una vida, salva al mundo entero” Talmud

6 Comentarios:

Anónimo dijo...

Una vez más coincido con mi hermana en algo. Soy una fiel admiradora y, pudiera decirse, fanática del trabajo que se hace en mi país a través del Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela. Es que con las palabras no estoy describiendo casi nada.
No puedo decir que soy seguidora de la música clásica, pero es tanto lo que ha hecho esta gente, que de sólo escucharlos puedo sentirla como si la hubiese amado toda la vida.
No hay más que sentarse a disfrutar del Coro Manos Blancas (adscritos al sistema) integrado por niños con discapacidades auditivas, de sólo pensarlo, mi piel se pone toda erizada.
José Antonio Abreu es un ser que debería haberse multiplicado en los rincones de todos los países. Lo que él ha hecho, "es muy difícil de superar" como muchos han descrito el sistema que él creó.
Hace poco él estuvo en mi estado (Yaracuy) hablando del trabajo que realiza a través de un programa de TV visto en todo el país que se transmitió desde aquí; creo que, mientras hablaba y nos contaba sus logros, la nación estuvo detenida.
Ahora sueño que mis dos pequeños hijos sientan esta magia y puedan integrarse. Yo daré el primer paso, espero lo sigan.
Venezuela es un país privilegiado lejos de la imagen que a veces prentenden sembrar. El sistema de
orquestas es tan sólo un ejemplo de lo que somos.

Aliria Quevedo

Anónimo dijo...

Excelente el artículo de Anaiz. Escogió una de las experiencias más emblemáticas en responsabilidad social en nuestro país, donde José Antonio Abreu ha logrado proyectar a través del arte una serie de valores y vivencias para niños/as y jóvenes de escasos recursos. ¿Se imaginaría el Maestro Abreu lo lejos que podría llegar con esta obra? Una vez más recuerdo el dicho, es mejor soñar en grande y no alcanzar el sueño, que pensar en pequeño y alcanzarlo. Quien sueña en grande, tiene un mayor reto, pero sin duda alguna, los logros tienen un impacto mucho más significativo. Como es el caso que comentamos. El miedo, las dudas, suelen paralizar la acción. En materia de responsabilidad social, el epicentro es la dignidad de los seres humanos, al igual que en materia de derechos humanos. La dignidad conecta ambos conceptos. En este caso, el arte ha tenido una alta incidencia para abrir oportunidades a todos los niños/as y jóvenes, sin distinciones de ninguna naturaleza. Se trata de formación integral, de educación para la vida. Felicitaciones Anaiz, por este magnífico aporte. José Bernardo Guevara P.

Félix Alejandro Martínez dijo...

Ha sido un claro ejemplo de admiración, que donde se encuentre el hombre sea cual fuere su condición humana existe esperanza, vida, cultura, amor y mucho más; por lo que así como José Antonio Abreu cree y tiene fe en el hombre y ha demostrado la gran riqueza cultural que puede generar y la gran felicidad que puede inspirar en los demás hombres (sociedad), todos y cada uno de nosotros siempre tendremos la oportunidad de brillar (o de sonar) y de hacer brillar (y de hacer sonar) a los demás para que una gran luz (o melodía) plene nuestros corazones de paz y esperanza... siempre hay una segunda oportunidad...
Félix Martínez

Anaiz Quevedo dijo...

Comparto la emoción de poder contar esta historia al mundo y de sentirme orgullosa de ser venezolana. Orgullosa del Amor que es capaz de transformar las cosas y las situaciones más oscuras. Orgullosa del ser humano, Orgullosa de la Vida, de las infinitas posibilidades de crear páginas de historia positiva y aleccionadora pese a los obstáculos más feroces.
Como dice Ali, no hay palabras, como dice Jose se trata de educar para la vida... Como dice Félix se trata de tener Fe en los humanos.

Tengo que agradecer con cariño a Xevi Agulló por la oportunidad que me ha brindado de compartir estas historias y las que vendrán en este maravilloso Blog Responsable, espacio de encuentro y debate en donde son más los puntos en común que los desencuentros,pero que a fin de cuentas es una ventana de las más diversas opiniones que hacen posible la evolución de los temas sobre Responsabilidad y los anhelados Territorios Responsables.


Anaiz Quevedo

Eliana Quintero dijo...

Anaiz, amiga del alma y excelente periodista, lo has dicho todo. Nuestro Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles es un verdadero milagro fundado y desarrollado por el maestro Abreu para salvar las almas de nuestros infantes, algunos de ellos que crecen en la miseria, la delincuencia, la marginalidad… la locura pues. Gracias a Dios este proyecto ha sobrevivido en el tiempo, independientemente del color de turno, más allá de un gobierno u otro, y actualmente cuenta con el apoyo del Presidente Chávez. Lo recalco porque el otro día lo dijo el propio Abreu en el programa de TV “Aló Presidente”, donde mostraron las imágenes de nuestros chamos dando un concierto en Londres, que fue considerado por la crítica especializada por haber marcado una pauta en la historia de ese teatro, no recuerdo el nombre ahora, porque además del tiempo de ovación del público, los músicos se quitaron las chaquetas con el tricolor patrio y lanzaron como muestra de amor al público que estaba demasiado emocionado. También dijeron que el gobierno inglés iba revisar su sistema de enseñanza musical inspirándose en esta experiencia venezolana. Para finalizar, y te recuerdo porque no lo nombras en tu texto, uno de los talentos venezolanos producto de este maravilloso sistema, es el genio y joven director de orquestas Gustavo Dudamel, quien cuenta con un importante reconocimiento en el ámbito mundial.

Un fuerte abrazo y sigamos uniendo esfuerzos por Salvar a la Madre Tierra

Eliana Quintero
http://elianaquintero.blogspot.com/

VICENTE dijo...

La musica siempre ha pasado los limites de la edad, como sea hacia arriba o hacia abajo (primeros años me refiero) como se muestra en este caso, y es que el arte musical, el sentir de las melodias revive el espiritu, nunca he tenido el privilegio de escucharlos ojala que se mantengan por mucho tiempo mas
VICENTE QUEVEDO

v

Entradas anteriores