Dejad que se acerquen a mi

. lunes, 11 de junio de 2007

Por F. Xavier Agulló. Estos pasados días asistí al congreso que anualmente celebra EED, la rama ibérica de EBEN, en esta ocasión celebrado en el IESE de Barcelona. En muchas de las intervenciones he podido observar como la ética y los valores, religiosos o no, imbuían de motivación muchas de las intervenciones, estudios y reflexiones.


Me acuerdo cuando a princios de los años 90 del siglo pasado creé una asociación "de futuros y jóvenes empresarios", una de las 4 líneas de trabajo era la ética empresarial en los emprendimientos. Ahí quedaron las semillas que, como el bambú japonés pero que quince años después en vez de siete, harían crecer en mi la atracción hacia la ética y la responsabilidad social.

Personalmente me sitúo entre quienes pensamos que la ética es una parte de la RSC (no al revés). Aquélla aporta a ésta mayor solidez y motivación real, la hace más veraz... y mordaz. Pero todo ello no deja de despertar en mi periódicamente, como ahora mismo, otro de los dilemas que sobre RSC tengo: la RSC debe estar basada en valores o bien debe ser una RSC instrumental o teleológica, es decir, enfocada a un fin para conseguir unos objetivos (o sea, unas ventajas para las organizaciones).

No es banal esta dicotomía: quien debe postular una RSC basada en valores usa un discurso cargado de elementos intrínsecos en las personas que dirigen las organizaciones. Quienes postulan una RSC instrumental traban un discurso cargado de ventajas para las organizaciones.

Y digo que no es banal porqué va a ser totalmente distinto el resultado obtenido o, como mínimo, la reacción de quienes reciban dicho mensaje o invitación. En mi caso, tengo para bien una RSC basada en valores en lo más hondo de mi ser, pero a la hora de comunicarlo creo más efectivo un mensaje de RSC instrumental. Parto de la hipótesis que si la RSC aporta ventajas a todas las partes interesadas, ello generará filias entre todas ellas. Y es así porque tengo el temor que una RSC en valores genere fobias.

"Dejad que las criaturas se acerquen a mi" dijo Jesús. Pero si cuando quien puede tener curiosidad para con la RSC recibe un mensaje centrado en valores, que puede o no compartir, puede generar fobias y así no volver a acercarse nunca jamás. En cambio, si cuando se acercan se establece un juego donde "todos las criaturas" salen ganando, quizás se acerquen otra vez, porque lo ven beneficioso, concreto... no deben pensar.

De momento seguiré postulando por una RSC instrumental, pero seguirá la semilla de la RSC en valores extendiendo sus raíces en mi mente, no sé por cuanto tiempo.

1 Comentarios:

BlogResponsable.com dijo...

Joan Fontrodona responde a este posteo en Convicciones y resultados

Entradas anteriores