Putin echa a Santa Claus del Polo Norte

. viernes, 3 de agosto de 2007

Por F. Xavier Agulló. Una expedición rusa llega al Polo Norte para investigar su fondo marino... y de paso dejar su 'banderita' en el fondo. El hecho es una historia que ni en películas de 007 firmaría la gente más mala. Simplemente es que a Putin y su Rusia ya les está bien que el calentamiento global del planeta derrita el Polo Norte, pues ahí parece ser que hay grandes yacimientos petrolíferos y de minerales como oro o platino, ahí es poco, y reclaman casi la mitad del fondo marino ártico con la excusa de que es, o dicen que es, una continuación de la plataforma continental siberiana.

Seguramente hay muchos motivos que intuir el porqué siempre se había opuesto Rusia al protocolo de Kyoto (también lo hace todavía Estados Unidos y su queridísimo Bush, que poco tiene de ecológico a pesar de su apellido). Pero poco nos podíamos imaginar que podría ser, también, porque a Rusia ya le está bien que se derrita, aunque para ello tenga que recolocar a millones de personas que viven cerca del mar en su propio país.

Ahora por fin, a pesar del desastre, veíamos el final de la era del petróleo. Cada vez más iniciativas van en el sentido de terminar con ella, incluso el propio Bush con su bioetanol a pesar de ser por motivos militares y políticos, no ecológicos. Todo iba bien, hasta que ahora Putin parece querer alargar la agonía de dicha era y, con ella, acercar la muerte del planeta, todo sea para que Rusia recupere parte del poder mundial perdido.

La ilusión de millones de personas de aunar esfuerzos para evitar que se derrita el Polo Norte, que hace muchas Navidades que esperamos tal cual regalo de la clase política y económica del mundo, se va a ir por los suelos. ¿Será que Santa Claus no existe?


Entradas anteriores