La amenaza de la mafia rusa se cierne sobre Repsol YPF

. domingo, 23 de noviembre de 2008

Por F. Xavier Agulló. A pesar del hecho que la petrolera rusa Lukoil es de capital privado, su propiedad mantiene estrechos vínculos con el más que peligroso Putin, y uno de sus propietarios ha sido formalmente acusado por la fiscalía española de pertenecer a la mafia rusa. Además, según informes de los servicios secretos españoles, Lukoil formaría parte del plan de Putin para controlar Europa occidental a través de la dependencia energética.

Con ese oscuro panorama, la posibilidad de la compra de un importante paquete accionarial de la petrolera hispano-argentina por parte de dicho grupo ruso despierta algo más que dudas razonables respecto a sus objetivos y, lógicamente, su ética.

Y todo ello sin hablar ya de cómo puede afectar ello a la responsabilidad social de un grupo petrolero tan importante para Iberoamérica. Si ya son muchas las voces críticas con Repsol YPF, ¿qué pasaría si cae en manos de la mafia rusa?

Esperemos que se imponga la cordura, y que si es necesario el gobierno español haga lo que proceda para impedir dicho desembarco, aunque por el momento no parece estar por la labor de blindar la ética empresarial en este caso.

1 Comentarios:

Juanjo dijo...

Hay que admirar a los mafiosos rusos, operando al máximo nivel tras hacerse con el gobierno de una Rusia necesitada socialmente de la todopoderosa autoridad del Kremlin. A fin de cuentas a la masa social le encantan las banderas, los himnos y que les digan que cual partida de monopoly se controla el mundo.

A mi me gustará ver como se comporta uno de los principales accionistas de Repsol YPF, como es La Caixa y su Criteria con supuesta "Alma".

El papel del gobierno, francamente lo veo de nulo interés, pues en tres años pueden estar todos sin trabajo y los rublos rusos acompañados de cava y caviar compran voluntades a mansalva. Sin embargo si las empresas nacionales propietarias de acciones significativas venden, la sociedad pueda hacerles un bloqueo a sus productos que les ponga ligeramente en jaque.

Por lo tanto, es hora de manifestaciones sociales; aunque eso es complejo pues la gente solo se manifiesta cuando el equipo de fútbol no gana. (sic)

Entradas anteriores