El "efecto mariposa" de la RSC

. lunes, 5 de febrero de 2007

Por F. Xavier Agulló. Si somos una compañía de servicios a otras empresas en rubros vinculados con la RSC (consultoría, formación, sistemas de gestión, informática, etc.) nos podemos preguntar quién es nuestra clientela potencial. Si somos una empresa, nos podemos preguntar qué debe pasar para requerir los servicios de dicho tipo de compañías, del mismo modo que sucede en finanzas, marketing, logística, producción o fiscalidad.

Hagamos números. Sumemos. En España hay unas 30 empresas certificadas en la norma SGE 21, unas 15 en SA8000 y ninguna, que yo sepa, en AA1000AS, las tres normas "propias" de la RSC. El número de empresas asociadas a las principales asociaciones o fundaciones en RSC puede ser de unas 50 a Forética, media docena al Foro de Reputación Corporativa, una docena al Club de Excelencia en Sostenibilidad, quizás el doble a Empresa y Sociedad o Fundación Lealtad... Seguramente en España no son más de 25 las consultoras especializadas en RSC, las cuáles trabajan probablemente un 50% para administraciones públicas...

Bueno, redondeando, pongamos siendo generosos que suman unas 100 empresas eliminando múltiples afiliaciones. Si esas son la punta del iceberg de las que realizan acciones en RSC, multipliquémoslas por ocho o diez. Digamos que tenemos entre 800 y 1000 empresas como público objetivo.

Ahora bien, ¿cuántas están dispuestas a "invertir" en RSC? Restemos. Como en su mayoría son grandes empresas, digamos que el 50% de las acciones forman parte de capítulos "tradicionales" como calidad, medio ambiente o filatropía de sus fundaciones. Otro 25% son acciones que realizan internamente. Nos quedaría que un 25% acaso se planteen subcontratar. Así pues, en España, tendríamos un tamaño de mercado de... a ver... 1000 dividido por... es... bueno, pongamos que entre unas 200 y 250 EE (empresas equivalentes, me he inventado el indicador, con perdón).

Vaya negocio a priori...

Dado que el consumo responsable no hay forma que arranque, pues la ciudadanía sigue prefiriendo, incluso quién podría permitirse algo más, elegir por precio, las motivaciones del empresariado siguen siendo bajas. Ahora bien, gracias a Dios hay otras dos motivaciones: la obligación a través de la cadena de custodia (básicamente compras a administraciones o grandes empresas cotizadas en bolsa) o el endoso por proximidad de otros sistemas de gestión (calidad, medio ambiente o salud y seguridad forman parte de la RSC, pueden expandir su alcance incorporando variables e indicadores de RSC).

Así pues, ¿de dónde pueden venir los ingresos de esta compañía de servicios? Dicho de otro modo, ¿por qué en el futuro habrá mercado para la RSC?


  • Empresas que trabajan esencialmente para administraciones públicas, y que deben concursar para obtener contratos: cada vez son más las administraciones públicas, en especial locales, que introducen cláusulas sociales, lo que obligará las empresas a tener formalizados indicadores de RSC.

  • También las PyMES que quieran trabajar para sus municipalidades deberán próximamente poder justificar su comportamiento responsable

  • Las empresas cotizadas en bolsa están ya obligadas a reportar en RSC en muchos países.

  • Del mismo modo que existe un lenguaje telemático para transmitir datos económicos y financieros de empresas cotizadas, se está desarrollando un lenguaje que permita hacerlo con datos e indicadores de RSC

  • Hay muchas empresas con sistemas de gestión implantados en base a ISO 9001, EFQM o cualquier otro. De ahí a introducir la RSC es cuestión de tiempo.

  • La implantación creciente, en todo tipo de empresa, de cuadros de mando integral debe permitir también la introducción de variables de RSC

  • Las empresas que ya colaboran, filantrópicamente, con ONGs pueden ser más sensibles a la extensión de su responsabilidad social a otros ámbitos
Todo ello viene a colación por un e-mail que recibí pidiendo información sobre cuál era el "mercado de la RSC" para el plan de negocio de una empresa de servicios. Así pues la cuestión no es tanto cuántas empresas invierten en RSC, sino cuántas se verán obligadas o motivadas a hacerlo ya sea por la vía de la cadena de custodia o por economías de escala al tener ya sistemas de gestión integrados.

Es decir, sin leyes, sin regulación... como quieren las empresas. Pero van a verse "obligadas" en cualquier caso. Un leve aleteo de una mariposa en un rincón del mundo, puede provocar grandes consecuencias en el otro lado del mundo. Ese es el "efecto mariposa". El leve aleteo que ya están provocando la introducción de cláusulas sociales en las administraciones públicas, las leyes de transparencia de las empresas cotizadas y la implantación por proximidad a otros sistemas de gestión acabarán provocando una implantación masiva de la RSC en el mundo empresarial, no lo duden.

Curiosamente, el consumo responsable o inteligente de la ciudadanía va a ser el último suspiro de la antagonía de la RSC.


POSTS RELACIONADOS: Más allá de la Ley y los incentivos: la empresa responsable / La verificación, auditoría y certificación en RSC / La ciudadanía no las ama / Emborracharnos / Nuevas empresas adeptas a la cadena de valor

2 Comentarios:

Emilio J. Blanco Lobejón dijo...

Estimado Xavier: Estoy de acuerdo en la aseveración final de tu análisis del mercado potencial de servicios de consultoría en RSC, pero no tanto en el cómo has llegado a esa conclusión.
En la relación de motivos que das para responder a tu pregunta ¿ por qué en el futuro habrá mercados para la RSC ?, falta uno, en mi opinión, fundamental que son aquellas empresas que quieren hacer las cosas bien. Es decir, aquellas que tienen claro que hacer las cosas bien es negocio.
Gestionar bien un negocio significa contemplar todos aquellos factores que le afectan o se ven afectados por su actividad y actuar consecuentemente.
Esto supone tener en cuenta las tres dimensiones de su entorno: económico, social y ambiental.
Esto es lo que hace a una empresa responsable, si nos atenemos a la etimología latina de la palabra responsabilidad ( res-pondere-abilitas )capacidad para ponderar la cosa el asunto y luego actuar en consecuencia tomando las decisiones adecuadas que beneficien a todos los grupos de interés desde los accionistas a sus trabajadores, a los propios clientes, a la comunidad, etc, etc, etc.
En resumen lo que quiero decir es que el beneficio para las empresas de actuar de una manera ética y responsable, no solo se reduce a las ventajas en su relación con la Administración o en completar sistemas de gestión ya iniciados ( por cierto, he oido ya en más de una ocasión, lo de que la RSC es la guinda del pastel de la calidad, lo cual considero un error ya que utilizando los mismos términos confiteros-cosa que no me gusta nada- en todo caso sería la calidad por ejemplo, la nata y la RSC el pastel entero)sino que debe constituir ( la RSC ) un principio estratégico a seguir por todas las empresas ya sean grandes o pequeñas.
Mi conclusión, por tanto, y perdón por lo extenso, es que el mercado potencial es mucho más amplio de lo que, en principio, pueda parecer. Por supuesto siempre van a existir los "freerider" que van a ir por su cuenta y riesgo, pero si conseguimos transmitir adecuadamente el concepto de Responsabilidad Social Corporativa, hoy día un poco canivalizado por los aspectos puramente sociales, si se forma adecuadamente desde la base a las personas, y digo desde la base, ya desde la escuela sobre lo que deben ser los principios y valores empresariales, estoy seguro que el Plan de Negocios al que aludías en tu artículo, será viable ; ¡ Al menos sobre el papel !

F. Xavier Agulló dijo...

Comparto al 100% amigo mío tu reflexión. Pero por lo que veo también debes saber cómo resulta a veces difícil de transmitir la bondad de la RS al empresariado. Es evidente que tiene beneficios, pero al serlo a medio y largo plazo (excepto en algunos temas ambientales), el empresariado se muestra reticente... pero qué carai, si ni el marketing forma parte de la agenda de muchas PYME...

Ojalá veamos este escenario futuro Emilio, y para él estamos trabajando en el blog, pero a veces hacer ver que la RS no sólo es voluntariedad, como quién podía decidir ir o no a clase en la universidad, sino que también conlleva obligaciones, aunque todas ellas no son tales, sino ventajas. La ventaja de entrar mejor en administraciones o grandes empresas.

Este post está dedicado al empresariado reticente y a menudo miope, por ver de cerca y no de lejos. Gracias a Dios hay personas como tu que les ayudarán a mejorar su visión.

Entradas anteriores