Lo que no nos cuentan del Islam: las finanzas islámicas

. viernes, 29 de agosto de 2008

Por F. Xavier Agulló. Hemos pasado de un mundo dividido en dos bloques a otro dividido en otros muchos o, como mínimo, en tres o cuatro. La división entre occidente y mundo islámico es una de las divisiones que más está dando que hablar en los últimos tiempos.

Pero poco se habla de las finanzas islámicas, en contraposición a las occidentales, puntal del capitalismo neoliberal. De los distintos comentarios que he hecho sobre el último libro de Loretta Napoleoni, quizás el que escribo ahora es sobre lo que más realmente creo que puede aportar a la humanidad, si se impone. Y en positivo.

Las finanzas islámicas (lea sobre ellas este interesate artículo), como tales, pueden resumirse en sus beneficios en que su configuración no permite movimientos especulativos, tan propios de las finanzas occidentales. Cierto es que se basa en asumir la ley islámica o sharia, que rige la vida diaria de sus creyentes, pero sus normas prohíben pagar o recibir intereses (se considera inmoral obtener ganancias del intercambio de dinero por dinero); dictan que toda operación financiera debe basarse en una actividad económica real, y prohíben invertir en tabaco, alcohol, apuestas y armamento.

En fin, ¿a qué nos suena eso? Son sin duda el paradigma de la inversión socialmente responsable (ISR). No olvidemos que la ISR occidental también surgió de movimientos religiosos en los años 30 en EEUU.

Napoleoni nos cuenta, a modo de ejemplo de claro beneficio, como Malasia pudo salir mucho más fácilmente de la crisis del sudeste asiático de hace unos años mucho mejor que Tailandia, simplemente porqué en un caso asumió como puntal las finanzas islámicas, mientras que en el otro los típicos remedios del mundo occidental (FMI, etc.).

También habla de la estrategia 'financiera' de Al-Qaeda, pero eso es ya otro tema, y para ello el libro mejor que mis comentarios.

En resumen, ¿se imagina un mundo basado en las finanzas islámicas en vez de en las occidentales? Sinceramente, a mi no me da miedo, todo lo contrario, lo ansío.

2 Comentarios:

Daud Khan dijo...

Me ha gustado mucho su artículo, gracias. Lo encontré publicado en webislam, y lo he puesto en mi blog personal citando a Vd. como autor. (Si desea que lo quite me lo puede comunicar y lo retiraré)

Un saudo cordial.

F. Xavier Agullo dijo...

Daud, siempre son un placer las referencias, y se agradecen. Saludos.

Entradas anteriores