No tiene precio

. miércoles, 15 de noviembre de 2006

Fuente: Microsof Office Online
1ONG 2COMUNIDAD 9ROSA
Por Rosa Alonso. En la mayoría de organizaciones medianas y pequeñas del tercer sector está bastante extendida una idea generalizada sobre los convenios con empresas: según estas organizaciones, las empresas sólo lo hacen por su imagen y sin pensar en el proyecto que se va a llevar a cabo. Llamémoslas “desconfiadas”.

Hay algunas ONGs, en cambio, que venden su piel al mejor postor. A éstas no les importa (o parece no importarles) el background de la organización empresarial con la que empiezan un nuevo camino como “socias”. A éstas las llamaremos “atípicas”.

Bien, pues ni una cosa ni la otra... colaboran en la evolución global.

Si alguna “desconfiada”, firma un acuerdo de colaboración con alguna empresa (que puede tener una filosofía filantrópica, sin más), éste puede convertirse en un sendero tortuoso y totalmente improductivo.

Si son las “atípicas” las que siguen firmando bajo estas condiciones, sus socias y proyectos pueden verse fuertemente tocados por la incredulidad general.

Por lo tanto:

Lo más importante de estas colaboraciones “ONG-Empresa” es el aprendizaje que se da. Entender que las empresas pueden querer transformar su manera de entenderse y que las ONG no siempre tienen la etiqueta de “excelentes”, no tiene precio.


POSTS RELACIONADOS: Carpe diem / Las ong son empresas / Ong y la falta de transparencia / La pérdida de la inocencia del tercer sector / Deidades en la Tierra

CATEGORÍAS RELACIONADAS: Tercer Sector / Comunidad, acción social y mecenazgo

2 Comentarios:

José Luis Rubio dijo...

Creo, Rosa, que podrías desarrollar un poco más tu planteamiento. Intuyo que tienes mucho más que decir. No es una crítica, sólo te pido que desarrolles el tema un poco más. El desarrollo del partenariado empresas/ONG's es un camino a seguir siempre que unos y otros tengan claro los beneficios y los incovenientes para la sociedad antes que para ellos mismos. El punto de encuentro para ese partenariado debe de ser aquel en el que todas las partes perciban el interés social que se desprende de esa decisión de colaborar conjuntamente. Si además, pero en un estadio inferior las empresas consiguen que su imagen social se desarrolle, esto no es negativo, como no es negativo que las ONG's, a través de la creación de estos partenariados, consigan que se difunda la visión positiva del trabajo que realizan.

Rosa Alonso dijo...

Estimado José Luis.
Gracias por tu respuesta.
Estoy totalmente de acuerto con tu exposición.
Mientras exista un objetivo común y éste sea el beneficio social, ningún problema.
Pero, por desgracia, no siempre es así.
En este breve post he querido manifestar básicamente aquellos aspectos que, bajo mi opinión y según aprendo dia a dia en mi trabajo, "degradan" las ganas de mejorar globalmente.
Y como soy un ser "utópico" por naturaleza, sé que se irán puliendo estos flecos. Sin duda.

Entradas anteriores