Marcas vs low cost: pan para hoy, hambre para mañana

. viernes, 25 de septiembre de 2009


Por F. Xavier Agulló. Una de las consecuencias de la crisis económica ha sido la eclosión del low cost. Las marcas blancas o marcas de distribuidor han tomado cuota de mercado a las marcas de toda la vida, transmitiendo un dañino mensaje: sólo vale el precio. Ello tiene mucho peligro.

Del mismo modo que la búsqueda de ganacias a corto plazo hundió la economía, el contemplar sólo el corto plazo en nuestras compras, eligiendo sólo en base a precio, puede llevarnos a un círculo vicioso del que será más duro salir: menos precio significa menos costos, menos costos menos salarios, más deslocalizaciones y más industrias en quiebra... y menos capacidad de consumo. De ahí no se sale.

Más allá de este efecto económico, el low cost está generando un olvido del consumo responsable: ya no importa si es ecológico, si respeta los derechos humanos o no, si se ha producido con mínimos laborales responsables, si se han seguido las normas no ya del derecho sino de la responsabilidad social.

Ante ello hemos visto aparecer una campaña que parece totalmente coordinada por parte de las grandes marcas de consumo. Desde campañas como el sello Valor Seguro a menciones en los comerciales de que no se fabrica para 'otras' marcas (caso de Danone o Nescafé como muchos otros).

Las marcas es lo único que puede garantizar la responsabilidad social en los procesos, productos y organizaciones. El low cost sólo nos acerca al abismo del todo vale. No hay margen para más, sólo para recortes en todo.

El peligro no es la existencia en si misma del low cost, que siempre ha existido, sino que se consolide en los hábitos de consumo más allá de ser una moda pasajera. un recurso puntual o para determinados públicos concretos. Porqué el low cost parece 'responsable' porqué se preocupa por la economía doméstica, pero no tenemos que dejarnos engañar, es pan para hoy, pero hambre para mañana.

6 Comentarios:

Anónimo dijo...

Existe un estudio realizado por el CCOO que indica que los trabajadores de marcas blancas cobran hasta un 40% menos que los que trabajan para marcas tradicionales ...

aqui esta el enlace si interesa.

http://www.ccoo.es/csccoo/menu.do?Areas:Confederacion:62597

Anónimo dijo...

Los de las marcas blancas no solo es que paguen una miseria a sus trabajadores sino que pagan una miseria a los ganaderos (leche) y agricultores, a los proveedores les pagan a 180 dias y ellos (los hIper) meten un 40 % de margen de beneficio en sus marcas blancas, ¿alguien quiere más marcas blancas? porque son una maravilla ¿o no?

Iñaki dijo...

Nadie está dispuesto a pagar más por el mismo producto (que a veces lo es).

La discusión me parece que sería si a los fabricantes les interesa más vender con una marca (imagen) o al por mayor (marca blanca).

No vale en todos los productos y no es sólo lo más barato. La gente lo compra, lo prueba y se le satisface, repite.

Nadie está al tanto de las denuncias de trabajadores a las empresas o sus emisiones de CO2...

La competencia es buena para el de a pie. Y el monopolismo para unos pocos...

Eduardo dijo...

La imposición en los supermercados de las marcas blancas es abusivo

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con el comentario que dice que las marcas blancas para ser baratas explotan a sus trabajadores. Es un abuso.

Anónimo dijo...

Las marcas blancas si tienen una marca que las distinga no van a poder competir con empresas más fuertes y líderes del sector a largo plazo. Es por eso que mejor les conviene hacer productos al por mayor. Es para esto que sirven, es su naturaleza.

Entradas anteriores