Fútbol, valores y sociedad responsable

. miércoles, 24 de agosto de 2011

Por F. Xavier Agulló. Una vez pasados ya días y corrido mucha tinta sobre los incidentes en el partido de vuelta de la Supercopa de España entre el FC Barcelona y el Real Madrid, nos queda hacer una análisis desde un punto de vista más global.

El fútbol trasciende su dimensión estrictamente deportiva y aborda un eje principal de creación de valores en la sociedad, como lo hacen los medios de comunicación. Para construir una sociedad responsable es necesario disponer de actores que den ejemplo. El fútbol no da ejemplo por ejemplo cuando luce publicidad de casas de apuestas en sus camisetas, como ya abordé en su momento (¿Por qué se prohíbe publicidad de tabaco y alcohol y en cambio se permite la ludópata?), o cuando hace el trabajo de limpiar la cara sucia de una dictadura (Sandro Rosell: el Gran Dictador que hundió la reputación del Barça). Son casos donde claramente los intereses económicos se imponen a los sociales.

Como se acustumbra a citar, el fútbol "mueve pasiones", yo más bien diría que "crea valores". En este sentido es un buen ejemplo el del FC Barcelona con el estilo de juego que promovió el expresidente Joan Laporta y Pep Guardiola. El caso del Barça de Laporta-Guardiola se estudia incluso en escuelas de negocios, pero debería igualmente hacerse en escuelas infantiles y juveniles. Todo lo contrario al odio que transmite el entrenador madridista José Mourinho, un personaje que traslada sus traumas infantiles al terreno de juego con un estilo marrullero dentro y fuera del terreno de juego, como si de los Latin Kings se tratara.

A la hora de diseñar una hoja de ruta para una sociedad responsable, donde el empoderamiento de la ciudadanía es un pilar clave, el fútbol tiene un rol importante, ya no es sólo 'cuestión de hombres' (como afirma Mourinho), es un vector de empoderamiento en definitiva, como lo entienden tantas ONG como Tiempo de Juego en Colombia. Los clubes de fútbol como actores sociales tienen un rol primordial en la creación de valores responsables, que ayude a generar un ADN social altamente responsable y consciente.

Como inducimos del libro de Rosabeth Moss Kanter, World Class: Thriving Locally in the Global Economy, para construir una sociedad responsable se deben crear infraestructuras sociales como las tenemos físicas, pero también definir los 'imanes' de difusión de valores responsables. Los clubes de fútbol forman parte de esos imanes que requieren las sociedades responsables para desarrollarse y compartir el Amor universal entre quienes formamos parte de ellas.

3 Comentarios:

Jordi Morrós dijo...

Hola Xavier.

He rigut amb ganes quan he vist el gràfic retocat que acompanya el teu comentari.

Un dia d'aquests algú haurà de comptar la quantitat de vegades que la imatge del dit a l'ull ha sortit a TV3, i potser encara continuarà sortint.

I avui feia molt "yuyu" escoltar alguns comentaris d'aficionats del Madrid sobre aquest fet. En Pep Guardiola té raó, acabarem prenent mal entre tots.

F. Xavier Agulló dijo...

De fet avui s'ha pogut veure una pancarta amb el text "Mourinho, tu dedo nos señala el camino". Això ho diu tot, i és que la gent no pensa per si mateixa, i es deixa endur per individus messiànics (que poc tenen a veure amb Messi). És una situació ben perillosa que, ben mirat, es dóna en massa àmbits de la nostra societat.

Beatriz Encinas dijo...

Me parece que en este ámbito sería interesante tratar el tema de la prensa deportiva, que lejos de ceñirse al ámbito estrictamente deportivo, se convierte en una prensa amarillista exaltadora de los más bajos instintos y pasiones, fomentando una especie de odio al equipo contrario en lugar de una sana rivalidad. Con el simple objetivo de generar audiencia, magnifican declaraciones que en otros ámbitos no hubiesen pasado de intrascendentes. Con ello provocan que la labor de entrenadores como tales quede oculta detrás de unas declaraciones mas o menos meditadas por parte de los entrenadores.... y no lo olvidemos, son entrenadores, no oradores. ¿No quedará la responsabilidad corporativa de los equipos oculta tras la falta de responsabilidad de la prensa?