En esta crisis económica llueve sobre mojado

. domingo, 7 de marzo de 2010

Por Cristina Almirall. Esta crisis económica es como estas fuertes inundaciones que nos están afectando en este duro invierno. Lo ahogan todo, haciendo que en poco tiempo las personas lo pierdan todo, y tengan que conformarse con lo que tienen. A veces con muy poco.
En esta crisis muchas personas están perdiendo sus negocios. Y otras tienen miedo de que ocurra.
De hecho, y sólo en Catalunya en 2009, 149.000 personas autónomas cesaron su actividad. Casi todas ellas, hoy, sin derecho a recibir una prestación.
Obligadas muchas a desarrollar trabajos sumergidos para sobrevivir.
Como todos sabemos, algunas de las empresas que cerraron lo hicieron porque dejaron de facturar y/o muchas de ellas porque fueron ahogadas por la falta de financiación bancaria.
Detrás de cada número de empresas cerradas hay una persona, una familia, una historia, que sufre, y que esperando se desespera. Y que a veces cae en depresión. Y no sale de la cama porque no sabe por donde salir.
Hay que decir bien claro que a pesar de que parece que NO, siempre hay una solución.
En España necesitaríamos no ver como un problema que fracasemos en los negocios, sino como algo positivo. Porque los fracasos han significado siempre un volver a levantarse.
Los fracasos pueden servir de revulsivo para llegar a modernizar nuestras ideas de negocio. Para diversificar nuestros negocios, haciendo relucir nuestros valores, saberes y aprendizajes.
Con los años nos hemos hecho más experimentados, y disponemos de una buena cartera de clientes, con los que nos podemos plantear colaborar.
Y si damos una vuelta a nuestra idea inicial de negocio, por ejemplo, adaptándola a los tiempos presentes, o utilizando las nuevas tecnologías, podremos conseguir renacer o resurjir.
La mayoría de personas emprendedoras que han tenido una empresa, quieren volver a empezar de nuevo.
Será quizás porque son de una pasta diferente a aquellas personas que trabajan por cuenta ajena. Seguramente porque tienen una capacidad de tomar riesgos que las otras personas no tienen. Entre otras habilidades.
La Cambra de Comerç de Barcelona, ha cuantificado, que deberían crearse 100.000 empresas para que consiguieramos salir de esta crisis. En total en España, 500.000 empresas. Pues vayamos a ello.
Pero para que ello ocurra, además de dotaciones en las que nos ayuden a emprender necesitamos el apoyo de las políticas y de todo el sistema financiero.
Las empresas no nacerán si los bancos no son un poco más flexibles, y arriman el hombro ante esta crisis.
Y tampoco nacerán si no se toman medidas para impulsar la emprendeduría.
Necesitamos más que nunca que los bancos y cajas, y que las políticas económicas ayuden de verdad a los nuevos emprendedores y a las empresas. Y lo repito, de verdad, porque hasta el momento los bancos no ofrecen muchas facilidades, y las ayudas que concede el Gobierno no llegan a demasiadas personas.
Y así, cada día somos un poco más pobres y nos convertimos en una sociedad poco enriquecedora.
De momento parece que nos quedan nuestros contactos, y las acciones privadas o de ONG.
Pero la crisis, se ha dicho por activa y por pasiva, es cosa de todas las personas, y por tanto, de ésta crisis sólo saldremos arrimando el hombro y esforzándonos todas las partes activas en esta realidad.

6 Comentarios:

Anónimo dijo...

Muy de acuerdo con el 99% de la exposicion, con los bancos cerrados, esto tiene dificil solución. Para esto se creó la figura del Facilitador Financiero, la clasifico como la gran mentira nuevamente. Por experiencia propia solo se trata de marketing institucional. La situación actual es mucho peor y aviso que suelo ser optimista. Me explicaré.
Si en estos momentos los bancos abren el crédito, las empresas que lo soliciten, en caso de concerderlo, se crean un serio problema con su aceptación y es que las espectativas a corto- medio plazo para la creación de recursos necesarios para amortizar este crédito, lo mas probable le lleve a la quiebra. Sin entrar a valorar la expeculación de tipos de interés y comisiones que aplicarán.
Es decir alargará su lenta agonía por mucho tiempo.
Mi consejo es mantenerse a toda costa con los recursos actuales que aunque sean escasos y sea necesario todavía hacer ajustes en coste y eficiencia, es la mas segura posibilidad de mantenerse en el mercado.
Interesante será también tratar de mantener la cartera de clientes y prestar especial atención al riesgo de cobro ... Ver más
Otro consejo sería no hacer caso en ningún momento de los mensajes institucionales, hasta ahora todos han resultado falsos. No buscan la mejora del entorno económico sino la capacidad de recaudación para sanear las cuentas públicas.
Mucho me temo que segiremos viendo pequeñas empresas cerrar en los próximos meses, espero no ser una de ellas.
Muy acertada tu entrada en el Blog, Cristina
Antonio Javierre

Anónimo dijo...

El gobierno ayuda economicamente a las entidades financieras para que la sociedad se siga endeudando pero es necesaria ayuda a las empresas para salir a flote y crear empleo.
Irene

Anónimo dijo...

Muchas gracias por leerme y por sus aportaciones porque son notables. Y creo que pueden ayudar a muchas empresas.
Es cierto que aquellas empresas que soliciten hoy un préstamo deberán de abrir su capacidad de negociación bancaria, además de tener mucho cuidado en no solicitarlo para pagar antiguas, presentes y futuras deudas, sino para dar un giro nuevo a la empresa.
En este tema tiene razón. Hay que andarse con mucho cuidado al ir al banco porque una cosa es ofrecer garantías, y otra sobrepasarlas; y otra es que nuestro dinero cueste más de lo que debiera; y otra que nuestro estudio de viabilidad o plan de empresa no se tenga en cuenta como valor a tener en cuenta como garantíia...
Ciertamente, hoy hay que tener muy en cuenta el debe y el haber. Y en tener en cuenta que si se tiene 100, no se tiene jamás 101.
Para pensar la empresa de nuevo hay que tener en cuenta los servicios gratuitos con los que se puede reflexionar con asesores/as y expertos/as.
Considero que las empresas deben tener en cuenta alguna de las medidas que usted apunta.
Esperemos por el bien de todos que poco a poco nos vayamos acercando más a la responsabilidad de las partes, y que esta sea asumida por ellas. De verdad.
Por el bien de muchas empresas, personas y familias. Por el bien de todos.
Saludos y gracias Antonio.
Cristina Almirall

Anónimo dijo...

Muy interesante la reflexión que realizas sobre la capacidad de los emprendedores para iniciar un nuevo negocio cuando el anterior no ha prosperado o ha tenido que cerrar; pero tambien muy interesante el hecho de que sin ayuda, sobre todo de entidades bancarias, no es posible que todo ese potencial que tienen los emprendedores pueda resurgir y cambiar el rumbo que ahora mismo tenemos.

Sofia

Anónimo dijo...

Muchas gracias Sofía. Realmente necesitamos impulsar la emprendeduria.
Tratar de ser creativos e innovadores en nuestras empresas, fomentar las nuevas tecnologías e de incentivar nuestras exportaciones.
Pero como evidencia, para ello, necesitamos políticas públicas en la línea y un sistema financiero más adecuado a las circunstancias del presente.
Gracias y saludos
Cristina Almirall

Anónimo dijo...

A mi me está costando mucho encontrar financiación para mi negocio. Y eso que tengo los números saneados, y mi empresa va bien.
Si a mi me está costando, que voy bien, ¿cómo será para aquellos que no van tan bien? Javier

Entradas anteriores