La RSC ha muerto: de la RSC zombie al #YoBoicoteo

. domingo, 30 de noviembre de 2014

Por F. Xavier AgullóSiempre he tenido una debilidad por dos factores muy concretos tractores de la RSC: la compra inteligente (más conocida como responsable) y la compra pública ética, y todo ello como una discriminación positiva hacia aquellos productos, conductas empresariales o valores que más se adecuaran a la personalidad o necesidades de cada persona o administración pública en su caso. Eso y el concepto que la RSC sólo puede ser entendida como gestión de la excelencia, entendiendo que la excelencia en si misma no existe y, por lo tanto, no existen ni las "empresas socialmente responsables" ni deben tomarse en consideración "buenas prácticas" aisladas desconectadas de su contexto organizativo.

Pero ese tractor, que ni amarillo, nunca ha tenido el carburante suficiente como para provocar un cambio real. Con el tiempo he podido ver como cada vez más la teoría de LA RSC se difuminaba en una praxis con gran cantidad de "erreesecés" divagantes, miméticas, torpes, ciegas, hambrientas y mordedoras.

Con el tiempo pues he llegado a una única conclusión: la RSC ha muerto. Ningún incentivo positivo motiva cambios transversales, organizativos ni teleológicos en las organizaciones, se ha venido siempre tratando igual: una área aparte, con un presupuesto y que, como cualquier "otra" acción publicitaria y marketing, debe tener su presupuesto de explotación, que como es de recibo acostumbra a ser 10 o 100 veces superior al presupuesto inicial de la acción.

Creo que ha llegado el momento de derogar por imperativo legal de la ciudadanía toda la teoría desarrollada durante años por gran cantidad de buenas y voluntariosas personas, entidades y medios, y usada como la pólvora con fines oscuros por parte de las organizaciones públicas y privadas, empresariales o no lucrativas.

Hace unos 10 días pude ver en el olvidado timeline de la RSC este tuit:

Doy todo mi apoyo (y mecenazgo) a este Verkami de la experta Rosa Alonso (@LaSenyoraRosa), el #YoBoicoteo, que hecho desde el mayor ánimo constructivo y no visceral es la único paso natural hacia adelante para una RSC que debería pasar como concepto al olvido o, en todo caso, asumir el #YoBoicoteo como principal herramienta evolutiva hacia la transversalidad de la ética y excelencia de las organizaciones en todos sus ámbitos de actuación y gestión.

Estoy ansioso por ver hecho realidad el libro "Disfrute boicoteando - Conviértase en el karma de las empresas que le putean sin reparos".

4 Comentarios:

Cris Pérez dijo...

Recordes allà al 2009, quan em va entrar la meva crisi personal?

Tú parles de 'fines oscuros', jo vaig ser més contundent:

'ya no confío en nada que no sea el cambio rotundo hacia la localización. Así que desde hoy, este blog ya no se llama "sostenibilidadyrsc". ¡Qué vergüenza me da ahora haber confiado en esto! Desde hoy se llama Insoportablementesostenible.

(...) Se acabó el taranná dialogador con monstruos sin personalidad, las personas jurídicas son un invento de camuflaje de la no responsabilidad. Se acabó aproximarme a las empresas. Se acabó la intermediación y el diálogo con no-personas. Ahora sólo quiero formar una nueva comunidad dialogante, responsable y comprometida que cree un nuevo sistema resiliente y autoorganizado.'

Una abraçada i benvingut!!!

Anónimo dijo...

Hoy día, en Europa, no puede haber empresa "sostenible" o con un buen programa de RSC, que no tenga su factura de electricidad en una empresa de electricidad 100% renovable.

Este artículo aclara bien las dudas básicas sobre esto: https://t.co/fuJWAyq65j

Agencia de Viajes dijo...

Excelente análisis, pero servirá para ahora? estamos 2017 y veo que ya no actualizan, deberían actualizar el blog? Saludos de un Viajero!

Blog Responsable dijo...

Gracias por su visita. Dejamos efectivamente de publicar hace años, pero ahí queda lo bueno y lo malo que tuvo BR durante 7 u 8 años. Como en tantas cosas en la vida, lo que ahí se comenta parece igualmente aplicable al 2017, y por desgracia seguramente más allá.

Sin consumo inteligente, no hay incentivos para las organizaciones. La manipulación mediática de hoy día lo empeora más: creemos que Internet es libre, y a pesar de ello nos engañan cada día y en todo el mundo. Tampoco podemos pedir a las organizaciones que hagan lo que la gente a título individual no hace. Ergo... ;-) ¡Saludos!