La Audiencia Nacional levanta la intervención judicial de Intervida

. sábado, 14 de julio de 2012

Foto: Europa Press
EUROPA PRESS.- El cofundador de Intervida Rafael Puertas confía en que el levantamiento de la intervención judicial que pesaba sobre la entidad desde hace cinco años sirva para que los padrinos que se sintieron defraudados cuando estalló el escándalo "sepan que su dinero siempre llegó a los niños".

El titular del Juzgado Central de Instrucción 5 de Madrid, Pablo Rafael Ruz, ha dictado un auto que levanta la intervención judicial impuesta sobre el Grupo Intervida el 11 de julio de 2007, cuando sus patronos, ya absueltos, fueron acusados de malversar los fondos de esta entidad que llegó a ser la primera de España y que ha perdido más de 200.000 afiliados desde entonces.

Esta decisión, contra la que cabe recurso, se adopta a instancias de la Fiscalía "por razones de seguridad jurídica", conforme el auto al que ha tenido acceso Europa Press, que se ha dictado en la semana en la que se cumplen cinco años desde que Intervida pasó a manos de tres administradores judiciales, plazo que según el Código Penal, es el límite de duración para medidas cautelares de este tipo.

Precisamente, la administración judicial, actualmente conformada por Maurici Romero, Alexandre Masllorens y Pere Galí, instó al juez Ruz hace dos semanas a aclarar expresamente el futuro de dichas cautelares, ya que el auto de sobreseimiento del caso estableció que fuese el juzgado de Barcelona que ordenó la intervención quien la levantase, circunstancia que aún no se había producido.

"Ahora lo que deseo es que se sepa la verdad y por encima de todo, que los padrinos sepan que su dinero siempre llegó a su destino, que se ayudó a millones de niños, que se construyeron miles de aulas, que cada día se repartían 150.000 almuerzos escolares, que había cinco millones de beneficiarios y que un millón de ellos eran niños", ha señalado en declaraciones a Europa Press.

Durante la instrucción del caso se vertieron diversas acusaciones sobre los gestores de la entidad, de quienes se llegó a decir que destinaban las donaciones de particulares a la creación de "colegios de élite" para hijos de personas de alto poder adquisitivo en países como Perú o Guatemala, en lugar de emplearlos en las comunidades que lo necesitaban.

"Cuánta gente debió sentirse defraudada y le debió doler. Sé de mucha gente que lloró y que se sintió engañada. Yo quiero decirle a esa gente que el dinero siempre llegó, que fue una labor maravillosa la que hicimos gracias a ellos, recordarles que Intervida significa 'entrevidas', las de aquí y las de allá, con nosotros como un mero intermediario", ha señalado.

NUEVE AÑOS DE CASO INTERVIDA

La investigación, iniciada por la Fiscalía de Cataluña, se prolongó cuatro años hasta que se presentó acusación formal, en 2007, se intervino el Grupo Intervida y sus patronos fueron apartados. El caso recayó en la Audiencia Nacional bajo instrucción del juez Baltasar Garzón hasta su salida, cuando pasó a Pablo Rafael Ruz, quien concluyó que no concurrían "elementos indiciarios suficientes" de que los acusados hubieran cometido los delitos de estafa, apropiación indebida y societarios de los que se les acusaba.

Conforme los datos recabados por Europa Press, a su intervención Intervida gozaba de unos ingresos cercanos a los 92 millones de euros de los que más de 87 procedían de sus afiliados, unos 350.000 padrinos. Cinco años después, la base consolidada de padrinos y donantes de Intervida España se cifra en 119.300 y en el ejercicio 2010, la fundación ingresó por actividades 39,1 millones de euros.

Según ha explicado Puertas, tanto él como el cofundador Eduardo Castelló están deseando retomar sus puestos al frente de la entidad. Sin embargo, el levantamiento de la intervención no es una decisión firme, hay pendiente un recurso de la Generalitat de Cataluña contra el auto de sobreseimiento y Castelló aún tiene una causa pendiente, una separata del caso relativa a unas transferencias de dinero a organizaciones del Sur el mismo día de la intervención judicial. "Habrá que tener paciencia", ha señalado.