Cheque en blanco de Garzón a la Intervida ocupada

. sábado, 7 de febrero de 2009

Por F. Xavier Agulló. Hace tiempo que es mucha la gente que espera de Garzón que resuelva sobre el caso Intervida. De momento no ha hecho más que seguir dando coba a la salida hacia adelante de los administradores judiciales, que ante la imposibilidad de demostrar fehacientemente los cargos inicialmente imputados, siguen escarbando buscando quién sabe qué.

Hace unos meses Garzón firmó la intervención judicial de Bibir, contraparte de Intervida en Burkina Faso, esta semana ha firmado la intervención judicial de las contrapartes de Intervida en Perú, Guatemala y Bolivia. Hay pero una pequeña diferencia entre ambos casos, mientras Bibir es una entidad de derecho español, las contrapartes en los citados países son entidades independientes de Intervida y de derecho extranjero correspondiente. Me pregunto qué efectos prácticos puede tener ello, pero bueno, él sabrá.

Lo cierto es que el motivo detrás de esta concesión de Garzón está el interés de los administradores de detraer los fondos, que ellos cifran aleatoriamente en 120 millones de euros (pues cada vez que hablan citan cifras distintas, recordemos que eran 60 millones de dólares al principio), que en su momento fueron transferidos a dichas entidades latinoamericanas para la ejecución de sus proyectos.

Lo curioso del caso es que este monto, que parece pues estar identificado y perfectamente localizado, y además parece que la Intervida ocupada puede eliminar la orden de transferencia que en su momento hicieron los fundadores imputados, es precisamente el motivo por el que dichos fundadores fueron inicialmente imputados, tal y como informó de forma tan independiente y profesional El País.

Todo ello me lleva a 7 reflexiones sobre 7 pecados capitales, a saber:

Primera reflexión pues: si estos fondos están y Garzón y permite 'recuperarlos', ¿por qué siguen imputados los fundadores por presunta malversación de fondos destinados a apadrinamientos, cuando precisamente están a disposición de contrapartes que ejecutan los proyectos de Intervida en la zona? Ello sin contar que los propios administradores han reconocido por activa y por pasiva que los fondos existen y están localizados. Vemos pues cuan contradictoria -o inocente- es la alegría del trío de administradores ante la decisión de Garzón. En fin, si el dinero está, ¿dónde está el delito?

Hay que decir que la segunda reflexión ya no es nueva: la fiscal de Barcelona que tramitó el caso antes de inhibirse en favor de la Audiencia Nacional (que recayó en Garzón), incluyó entre otras imputaciones la 'sangrante' creación de escuelas de élite, de empresas inmobiliarias y entidades financieras. Todo ello quedó desmantelado por los propios administradores, que en la memoria de actividades de la entidad de 2006, que elaboraron ellos, informaban perfectamente de la existencia de los proyectos en esos países. También el periodista de El Mundo, Nando García, visitó los proyectos latinoamericanos de Intervida, y pudo dar fe de su existencia (¿Es ésta la vivienda de una familia de élite?, entre muchos otros artículos probatorios que escribió a finales del pasado año).

Una tercera reflexión se deriva de la anterior: ¿dónde está la memoria financiera y de actividades de 2007? Estamos a febrero ya de 2009, ¿por qué siguen publicando sólo la de 2006? ¿No será porqué la publicación de la memoria de 2006 demostró la inocencia de los fundadores y que publicar la de 2007 reforzaría dicho argumento y además ofrecería los primeros resultados de la gestión de los administradores judiciales? ¿Dónde está esa transparencia de la que se llenan la boca los administradores y el grupo al que pertenecen?

El juez se cree competente en intervenir a entidades de derecho extranjeras, parece pues que tiene sensibilidad por la realidad de dichos países. ¿Pero por qué no ha tenido en cuenta la denuncia contra los administradores judiciales en Perú? ¿Por qué tampoco la denuncia sobre las presuntas irregularidades cometidas por los administradores judiciales (Àngel Miret, Maurici Romero y Dídac Ramírez, rector para más inri de la Universitat de Barcelona), el director general de Intervida (Juan Manuel Costa) y el representante de Intervida ocupada en Burkina Faso (Víctor Ruibal)? Podemos leer aquí la denuncia que presentaron personas ex trabajadoras de Bibir (traducción del original francés que nos fue remitida por ellas mismas hace meses), la contraparte de la Intervida 'auténtica' en el país, contra los susodichos. La cuarta reflexión pues hace referencia a porqué nunca se han tenido en cuenta en el caso las pruebas que podrían resultar exculpatorias de los fundadores, e incluso inculpatorias de presuntos delitos de los actuales administradores judiciales. Añadamos que la fiscal barcelonesa que durante 4 años investigó Intervida sin encontrar nada antes de inhibirse, nunca jamás llamó a declaración a los inculpados, no incluyó como pruebas, y ni se la miró, la documentación aportada por los fundadores inculpados, y en cambio sí tuvo en cuenta la declaración de un delincuente buscado por la Interpol por robo a la propia Intervida en Perú, llamado Sebastián Juan Álvarez, principal testimonio de la acusación, y residente actualmente en Barcelona.

La idea del complot, que vengo apuntando porqué hay demasiadas cosas que no me cuadran, se mantiene con titulares como el de la Cadena Ser: Garzón destituye a los antiguos directivos de Intervida y respalda a la ONG. Esta emisora fue la que lanzó los primeros dardos contra la entidad de la mano del periodista Carlos Quílez, pareciendo tener incluso más información que los propios abogados de los imputados antes de que interviniera judicialmente la entidad. Dicho titular nos lleva la quinta reflexión, pues incluye dos mentiras 'sangrantes' (seguro que la jueza barcelonesa estaría de acuerdo con dicho apelativo): Garzón no puede 'destituir' a la directiva de entidades de derecho extranjeras (que además no son ni tan sólo 'Intervida' misma), y en segundo lugar la decisión tomada ahora por Garzón no significa en absoluto un 'respaldo' a la Intervida ocupada. Respaldo sería juzgar culpables los imputados pero dicha decisión, como hemos visto en la primera reflexión, más bien los deja como inocentes. Este periodista pues, sigue intoxicando y desinformando. En su momento ya me pregunté Intervida: ¿matar la ONG o inhabilitar al periodista?. Fue precisamente la cocina periodística de este individuo la que me indujo a pensar luego que todo olía a chamusquina.

Por lo que ha llegado a mis oídos por diversos medios, y esa es la sexta reflexión, ahora parece que las pesquisas van ya no en la línea de demostrar las acusaciones iniciales, que se ha visto que eran falsas, sino en buscar y abrir otras líneas de investigación 'alternativas', en hechos que se quieren probar como delictivos como una presunta compra en subasta de un piso por parte de uno de los fundadores, el millonario Eduardo Castellón, luego cedido en régimen de alquiler a Intervida. Lógicamente hay que dejar que proceda el trámite judicial, y al igual que es necesario respetar la presunción de inocencia de los fundadores, que nadie ha hecho, también hay que legitimar cualquier posible inculpación adicional. Pero para creerse que ello pueda ser cierto deberíamos asumir que una persona que fraguó una fortuna considerable se arriesgaría a perder la primera ONG del país por una pecata minuta de euros. Incluso en el caso que fuera cierto deberíamos preguntarnos si es mala fe o error contable o financiero, y ello no implicaría necesariamente delito. Si parecen falsas las acusaciones iniciales, ¿qué nos hace pensar que esta 'línea de investigación alternativa' pueda ser cierta? Y si se equivocan de nuevo los administradores, ¿el siguiente paso será llamar delito a la contabilización de algún recibo de taxi mal imputado?

Finalmente, la séptima y última reflexión, acaso como séptimo pecado capital, hace referencia a la insensatez. Hace unos meses, una persona próxima a uno de los administradores, antes de conocer que yo tenía una opinión propia del caso y que lo he ido siguiendo, me comentaba con frivolidad que en el caso Intervida incluso había cuestiones de tráfico de armas (sic). Luego de inquirir mayor detalle sobre ello, empezó con matizaciones y finalmente reconocimiento de que era una simple invención. En fin, ¿cuántas insensateces, frivolidades o invenciones puede haber ya en el caso Intervida?

Como en todo caso, la cuestión siempre es más simple de lo que nos quieren hacer ver: ¿a quién beneficia toda esta intoxicación? He leído en alguna de las reacciones de los administradores a la decisión de Garzón que esta implicaba un respiro para la 'segunda' ONG del país. Si antes era la 'primera' y ya no lo es, ¿cuál es la que ahora ocupa el primer lugar?

Lo cierto en cualquier caso es que Garzón sigue dando, por el momento, cheque en blanco a los administradores judiciales, mientras sigue alargándose inauditamente un caso con más sombras que luces sobre su legitimidad. Esperemos que se dejen pronto de tanta intoxicación judicial y se dictamine sentencia de una vez, y dejar de jugar al gato y al ratón.

ENCUESTA: La ONG de apadrinamiento española Fundación Intervida ha sido acusada por la fiscalía de presuntos desvíos de dinero. ¿Qué opina?

2 Comentarios:

Anónimo dijo...

Claro que "hay" cero comentarios, porque quitaste el que hice, en febrero... Y no infringi las normas editoriales. Simplemente cuestione lo que dices.

F. Xavier Agulló dijo...

Este blog está lleno de debate al respecto, a favor y en contra de las tesis que he venido apuntando, incluso con algunas groserías que se han permitido, o sea que dudo que se borrara ningún comentario simplemente porqué cuestionara el post, al contrario, para ello está el debate libre en la web 2.0. Asegúrate que no fue en ningún otro post sobre el caso, puedes encontrarlos aquí. Por otro lado, este posteo también fue publicado en Diario Responsable, donde sí hubo muchos comentarios, pero el post fue censurado finalmente por su editor, con lo que fue borrado posteo y comentarios incluidos. Asegúrate también que fuera en Blog Responsable donde opinaste. Saludos y opina libremente ;p.

Entradas anteriores